"Déjame decirte algo que ya sabes. El mundo no es un camino de arcoiris y amaneceres, es un lugar cruel y malintencionado, y no importa lo fuerte que seas, te derrotará, y te pondrá de rodillas, te mantendrá ahí permanentemente si tú se lo permites. Ni tú, ni yo, ni nadie golpea tan duro como la vida. Pero no se trata de lo duro que golpees, si no de cuánto puedes ser golpeado y seguir adelante. Eso es lo que hacen los ganadores. Si tú sabes lo que vales, entonces ve, y consigue lo que te mereces. Pero tienes que estar dispuesto a recibir golpes, y no señalar con el dedo diciendo: 'no soy lo que quiero por culpa suya'. Los cobardes hacen eso, y tú no lo eres. Eres mejor que eso, porque hasta que no empieces a creer en ti mismo, no tendrás una vida" - Rocky Balboa.
Vivi ogni giorno della tua vita come se fosse l' ultimo

12 de junio de 2015

A 3.945 kilómetros.

"It's just another night
and I'm staring at the moon.
I saw a shooting star
and thought of you".
- Ed Sheeran.

  Hoy hace 68 días, con sus respectivas noches, que no te veo. Si te soy sincera, todavía no me hago a la idea de que estés a miles de kilómetros de mí, de nosotros. Todavía hablar de ti o contigo (todo lo que incluya tu nombre) me es difícil. Más que difícil, duro. Y entonces la gente siempre me dice que ya nos veremos, que solo estás en otro país, que todo saldrá bien en el futuro. Y yo respondo que sí, con una amplia sonrisa. Pero lo que nadie sabe, es que por dentro sigo rota, porque tú no estás aquí, porque te echo de menos, porque eres la persona más importante de mi vida, y sé que, en el fondo, yo también soy la tuya. Tú eres mi persona. Y lo vas a ser durante toda mi vida, estés a kilómetros o a centímetros de mí.
  Nunca olvidaré el momento en el que nos contaste que querías vivir una nueva vida, en la que nosotros no estaríamos del todo presentes, al menos físicamente. Recuerdo que no te dirigí la palabra durante unas horas, me enfadé con el mundo. Todo me parecía mal, como un niño pequeño cuando le quitan su juguete. No quería que te fueras por nada del mundo. Y entonces, de noche, miraba hacia a ti y lloraba, pensando en qué pronto no podría hacerlo cada día.
  Más que un hermano, siempre has sido mi persona de confianza. Mi compañero de vida, mi confidente. Eres la persona que se ha preocupado por mí en cada momento, que me ha protegido y cuidado siempre. Siempre me has dado buenos consejos, me has animado, me has hecho reír y me has hecho llorar también. Tener un hermano como tú es un regalo que pocos tienen el lujo de tener. Y yo, por eso, soy muy afortunada. Es, para mí, un orgullo que me digan que me parezco a ti. Algo estaré haciendo bien.
  Por eso, quiero decirte, bro, que te echo de menos. Y que quiero que vuelvas, Y sé que lo harás, aunque la fecha sea aún un dato impreciso. Te quiero infinitamente.

"The way our horizons meet"

8 de enero de 2015

"You're my person"



You are my person because if I were crying all the night, I'd call you to support me.
 Because I want you to fight for me in every moment because I'd do it for you.
Hace unos años, vi un capítulo de esta serie en el que Cristina le decía a Meredith "Tú eres mi persona". En ese momento pensé: ¿Qué raro, no? "Su persona". Pero luego, me di cuenta de la importancia de esa frase. Me di cuenta de que con eso no se refería a que fuera la única persona que tenía en su vida, puede que incluso no la más importante, pero sí la más imprescindible. Era la persona con la que ella podía ser ella misma, podía contar con ella hasta para el plan más imposible, podía planear un futuro del que ninguna de las dos tenían ni idea. Y a lo largo del tiempo ambas tuvieron nuevas amistades o parejas pero al final del día ella seguía siendo su persona.
Y creo que poder decirle a alguien "Tú eres mi persona" es lo más bonito que puedes decir en la vida.

30 de diciembre de 2014

Home is where heart is

"Si te lo estabas tomando demasiado en serio, recuerda que la vida es una gran broma"

Hace unos dos o tres años, perdí a algunas personas que eran importantes para mí. Lo lamenté mucho, día tras día. Pensaba que algo tenía que haber hecho muy mal, para que no les importara perderme. Me intenté justificar de mil maneras en cosas, que realmente no eran tan graves.
Intentaba reconstruir amistades que estaban rotas. Y cada vez que creía que las cosas mejoraban, todas las piezas volvían a romperse.
Y ahora, tras todo ese tiempo, me he dado cuenta, de que quizás yo no hice nada malo. Me he dado cuenta de que debería haber tenido más coraje para unas cosas, y menos paciencia para otras. Pero hoy por hoy, estoy orgullosa de haber luchado hasta el final en todo lo que yo creía. Estoy orgullosa de no haberme rendido, ni aun cuando las cosas estaban como para tirar la toalla. Porque cuando yo apuesto por alguien, lo hago hasta el final, aunque el resto del mundo me diga que no estoy en lo cierto.
A lo que quiero llegar es que he aprendido a pasar página, no porque quiera olvidarme de los que se quedan atrás, si no porque quiero seguir escribiendo muchas otras. He aprendido a cuidar a los que permanecen a mi lado, hasta en el más mínimo detalle, de valorar lo que tengo y no lo que ya se fue.

(tan antigua pero igual de bonita)


23 de noviembre de 2014

"Actions prove who someone is"

"Si te dieran un libro con tu vida escrita, ¿lo leerías?"
El otro día leí esta frase y empecé a pensar y pensar en cuál sería mi respuesta. La primera que tuve fue un claro "no". Pero luego le seguí dando vueltas y pensé que si tuviera ese libro delante, tarde o temprano (seguramente más temprano que tarde) caería en la tentación y me empaparía de cada una de sus páginas. Las leería con un nudo en el pecho, con un millón de incógnitas y esperando un millón de respuestas.
Por eso, caí en la conclusión de que si me dieran ese libro, en ese mismo momento lo tiraría al mar, y así la probabilidad de leerlo, sería nula. Pensé en que sería muy aburrido saber todo lo que va a pasar, sería triste que en toda tu vida no hubiera ni una sola sorpresa, aunque es verdad lo que dicen... A veces las sorpresas no son bienvenidas, pero también forman parte de nuestro camino.
Por eso creo en el destino, pero no en ese destino que te ha puesto dios ni nadie de por ahí arriba, porque por ahí arriba lo más importante que hay son esas nubes por las que cae tanta agua en días como hoy, pero si en algo creo, es que si haces cosas buenas, buenas cosas te llegarán. Si no fuera así, creo que nadie se molestaría en hacer nada demasiado bueno. 
"Tienes que tener principios para poder criticar los finales"


12 de noviembre de 2014

"Cuídame, que el frío siempre acierta"

Y te diré
que quiero que vuelvas
A ver cómo te explico yo
que vuelvas.

Por mucho que me cueste reconocerlo, me he dado cuenta de que la gente no va a estar ahí cuando y como yo quiera. Que nadie es parte de nadie. La felicidad está en uno mismo. Y cada día, miro atrás y me da pena. Pena de todas esas personas que han formado parte de mí, y que hoy en día probablemente ni siquiera me recuerden, Me da pena saber, que nunca nada será como antes.
Que todos los sueños que teníamos, desaparecieron. Todas las promesas que nos hicimos, se fueron.
Y es que no quiero aceptarlo, por mucho que me lo digan.
Porque cada día me da más miedo perder a gente que ahora está en mi vida. 
Porque... si ha pasado con otros
¿por qué no iba a volver a pasar?
Y me aterra sólo pensar que con quien hoy hablo a diario
puede que mañana sea un desconocido más, con millón de recuerdos en común
que yo nunca he querido perder a nadie, pero supongo, que es la vida
que es así
no sé si ese así es bueno o malo
pero ¿qué quieres que diga?
Podría decir lo típico, lo que sale en todas las películas
o en todas las frases hechas
"que la vida va y viene, y que si las cosas pasan, pasan por algo"
Pero yo, en cambio,
prefiero ser sincera y decir que me da miedo
perderte, perderme o perdernos

"It's hard when you miss people, but, you know?
If you miss them, it means you were lucky.
It means you had someone special in your life,
someone worth missing" - Nathan Scott.

19 de octubre de 2014

Párame tú, que al pedir me pierdo, y luego ya no vuelo bien

"Si te tuvieras que definir en una palabra, ¿cuál sería?" A esa típica pregunta siempre respondo la típica respuesta "No lo sé", porque nunca me he parado a describirme, quizás porque no sé hacerlo bien o porque no encuentro las palabras exactas para definir lo que yo creo que soy. Aunque no sepa eso, sé algunas cosas. Por ejemplo, sé que me contradigo a mí misma en la mayoría de mis pensamientos. Cuando quiero algo, lo quiero ya, no quiero tener que esperar uno o dos meses para que llegue, porque para entonces, probablemente, ya querré otra cosa, pero... entonces pienso que me encanta tener una ilusión por algo, y me arrepiento de lo primero. Sé que no pido mucho a la vida, sólo lo típico que todo el mundo quiere, ser feliz. Y tampoco me gusta definir lo que es la felicidad, porque eso o lo sientes o no. No hay término medio.
  Antes odiaba que me dijeran que no a todo, y llegué a un momento en que dejé de pedir cosas sólo para no oír ese "no". Por eso, cuando pido algo, que casi nunca lo hago, lo hago porque tengo la certeza de que la respuesta será "sí". Eso sí, si entonces tu respuesta es no, me has matado.    Parecerá superficial, pero no me gusta que me hablen de temas muy serios. No quiero oír ni una palabra de política, porque si no vas a cambiar el mundo, no tienes derecho a opinar de cómo lo intentan cambiar los demás, ni tampoco de religión, porque seguramente, no esté de acuerdo en nada de lo que digas.
  No me gustan las discusiones, las odio, porque luego, me paso días y días pensando en todo lo que dije mal y en todo lo que tú dijiste que a mí me dolió. Soy muy impulsiva, si pienso algo, lo suelto, no le doy vueltas, y luego me suelo arrepentir de la mayor parte de las cosas que digo por no haberlas pensado... El plan perfecto para mí es hacer mil cosas en un día. Llegar a mi casa y pensar "Ni siquiera me acuerdo de qué hicimos primero". Pero que esas cosas surjan, no que las preparemos. Me gusta vivir experiencias nuevas, cosas que poder contar a mis nietos cuando sea mayor.
  Valoro mucho a las personas, aunque nunca lo digo. No es que me de vergüenza, es simplemente que no sé... Prefiero guardarlo para mí. A veces pienso que mucha gente me ha fallado, pero después pienso que seguramente yo también haya fallado a mucha gente, y si ha sido así, será por algo. Y no sé por qué es, pero puede que el destino decidió que fuera mejor así. Me da pena perder el contacto con cualquier persona que he querido alguna vez. Puede que me hayan traicionado de mil maneras, pero luego pienso en cualquier día que pasé con ellos, y me da tristeza saber que nunca volverá a ocurrir.
  Cuando me entero de algo que me hace daño, siempre se me pone un nudo en el estómago, de esos que cortan la respiración. Entonces el corazón se acelera, y leo una y otra vez esa conversación para intentar buscarle algún sentido por el cual todo lo que pienso sea mentira. Pero, curiosamente, nunca es mentira. Es la realidad.
   Me encanta reírme de cualquier cosa con los demás, a lo mejor de una tontería, algo que probablemente no sea demasiado gracioso, pero da igual si para nosotros sí lo es. Sé que no sé nada de la vida, pero tampoco quiero saberlo, ya tendré tiempo para ello. No me gusta que la gente me de lecciones de vida, para eso ya están los profesores, y sinceramente, tampoco les presto mucha atención, porque creo que el mejor maestro es el tiempo. Él me dará respuestas, incluso cuando yo no pregunte.
  No me gusta que me pregunten qué quiero ser en la vida, ni siquiera sé que voy a hacer mañana. Eso son demasiadas responsabilidades. Sólo quiero hacer las cosas que me hagan sentir bien. No quiero montañas rusas ni cambios rápidos, quiero que ayer, hoy y mañana hagamos cosas distintas, pero siempre las hagamos juntos. No me gusta hacer cosas que me dan miedo. Si me da miedo hablar en público, ¿por qué tengo que hacerlo? Odio que me ordenen cosas que no quiero hacer. Hay gente que lucha por vivir cada día y yo tengo que hacer algo que no me gusta porque tú lo digas.
  Por esto nunca sé qué decir cuando me dicen que me describa  a mí misma. Porque un día pienso una cosa, y al día siguiente otra. Que la vida son dos días es un hecho, y que hay que vivirla, es otro.

11 de noviembre de 2013

Hay que poner un punto final para poder narrar nuevas historias

"Las peores despedidas son las que no se esperan, pero hay que soportar la lluvia, para ver el mejor arcoiris"
Hay muchas veces que queremos cerrar algún capítulo de nuestra vida y no sabemos cómo hacerlo. Ese es justo en el momento en el que estoy. No sé si escribir esto me ayudará, pero lo he intentado de tantas maneras que ya no sé hacerlo de otra. No escribo esto para que lo leas, exactamente, escribo esto aquí porque sé que no lo leerás. Sólo quiero que cuando pase el tiempo, cuando ya tengamos nuestros caminos hechos, yo pueda leer esto y sentirme bien conmigo misma.
Sé que muchas veces me he portado mal, me he equivocado, he fallado en cosas que quizás tu nunca fallarías, pero no fallo si digo que pensé que eras una de esas personas que siempre estaría conmigo ante cualquier adversidad. Que nunca me dirías "adiós",  esa palabra que suena tan lejana, que me cuesta oírla de tu boca. A veces aunque me expliquen las cosas de buenas maneras no quiero entender lo que me están diciendo, quizás porque no quiero escucharlo o porque me es imposible pensar las repercusiones que tendrá. Por mucho que me fallaras o me dijeran que no eras lo que yo pensaba, nunca quise que te fueras, sólo quería un "Contigo seguiría estando ahí toda la vida". Sólo quería decirte que si mis formas no fueron las correctas son porque se me hace demasiado duro pensar que ya nunca me hablarás, que ya no llamarás, que no vas a estar ahí cuando esté mal o cuando tú estés mal. Se me hace demasiado duro pensar que siempre estarás "En línea" pero nunca estarás "escribiendo..". O pensar que ya no pueda alegrarme por tus logros o apoyarte en tus fracasos. Por eso, aunque me hayas decepcionado de las mil maneras posibles, aunque todo lo que yo pensaba de ti no sea así, yo voy a quererte para siempre, y que cuando vea una foto tuya, me acuerde de los miles de recuerdos que tuve contigo, aunque ahora ya no sean "momentos", sino "recuerdos". Que aunque dijera que nunca estaré ahí, yo siempre tendré la puerta abierta, pero no me esperes en la entrada, porque eso sería como esperar que llueva en una gran sequía, inútil y agotador. 
Sara

5 de julio de 2013

Hay personas que son inolvidables [6/7/1996]

Querida campanilla:
Te escribo esto para contribuir a que tu gran día, aunque sea mañana, sea un poquito mejor. Quería desearte unos felices 17 años, que como se suele decir, sólo se cumplen una vez. Quizás nunca te lo haya dicho, pero me da muchísima pena, no haberte descubierto hasta tan tarde, siempre estuviste ahí pero no de cerca, como ahora. No sé si fue 1D, o entrar solas en un instituto lo que nos unió, pero siempre, siempre, siempre, estaré agradecida por ello. Gracias por ser como eres, esa amiga perfecta que siempre tiene un buen consejo, un abrazo o una sonrisa que ofrecerte. Por preocuparte en general por todos, y en particular por mí, en todo momento. Por esos whatsapp en mitad de las clases que muchas veces necesitaba, por todas esas quedadas, por tener tanta iniciativa ante cualquier situación. Gracias por hablar, hablar y seguir hablando de todas tus experiencias, por decir "ánimo" ante cualquier problema, por tu "jejejejejeje", "ahnose", o tus mil formas de hablar(to' papi), a lo mejor para ti no es nada, pero para mí es un mundo. Que quiero que me prometas que no cambiarás nunca, y que nadie te cambie, porque eres una de las mejores personas que conozco, y que tú dices que estudiarás psicología pero espero poder decir algún día que soy amiga de una escritora de éxito (y estoy segurísima de que así será). Gracias por estar ahí cuando otros no estuvieron, por no fallarme nunca.Feliz cumpleaños, espero que te lo pases perfecto, y que saques mil fotos en tu viaje, que ya celebraremos tu cumple como se merece cuando vuelves, y que felices 17, sé siempre tú y confía en ti siempre, y que te quiero muchisisisisisisisisisisisisimo. Eres grande, Mrs.Horan❤❤❤❤

22 de junio de 2013

Hay una forma de hacer posible lo imposible.

Hoy hace un año que todo acabó. Justamente un año. Jamás me hubiera dicho a mí misma que hoy soy lo que soy. Entrar a un sitio, sin nadie que te diga "todo está bien" cuando más lo necesitas, no es precisamente fácil. Que no te den nada hecho, que todo lo que hagas se puede destruir en dos segundos. Hasta este momento, nunca me había tenido que preocupar de hacer nada por mí misma, siempre había alguna ayuda, alguien que te daba esa palmada en la espalda en tu peor momento.
Cuando empecé el curso, sabía que todo eso cambiaría, nunca fui consciente de ello, pero en el fondo lo sabía. Veía imposible afrontar la situación más difícil hasta ahora, pero desde el primer momento, me prometí que hacer posible lo imposible, sí era posible, que sólo consistía en creer en mí misma, ese "si quieres, puedes". Hoy, aunque me he arrepentido mil veces de este año, giro la vista atrás y pienso que todo lo que he conseguido, que todo lo que he pasado, lo he hecho por mí misma, y eso es lo más gratificante que existe. Sólo consiste en que cuando estés en lo más bajo, sólo pienses que dentro de unas horas, estarás en lo más alto.

1 de junio de 2013

Quizás no me diste la vida, pero me enseñaste a vivir.


Querido héroe:
Espero que leas esto. Que lo leas cada dos días como mínimo y cada dos minutos como máximo. Que no te hayas olvidado de mí, como yo nunca me olvidaré de ti. Que me tengas presente como yo lo hago, en mi habitación, en mi corazón... Sé que han pasado cuatro años desde que nos dijiste adiós, pero sé que en estos cuatro años, cada día has estado ahí, conmigo, en mis mayores logros, y también en mis peores derrotas. Gracias por todos tus consejos, por todos tus abrazos, por tu "Sarita" tan particular, por cada momento contigo. Dicen que el tiempo lo cura todo pero yo creo que hay heridas que dejan una cicatriz tan grande, que jamás desaparecen. 
"Estoy segura de que te quise y de que te quiero, pero lo que más claro tengo es que te querré por siempre"
Gran 27

24 de mayo de 2013

Hay cicatrices que llevan detrás grandes historias.


"Que sólo sabrás lo que es sentirte bien cuando hayas estado en lo más bajo"
Gracias por avisarme de que todo cambiaría, que el año era duro, que los amigos también van y vienen. Un día me dijiste que tendría que afrontar un camino por mí misma, sin nadie al lado para decirme lo bien o lo mal que lo estaba haciendo. Y así lo hice. Hubo gente que me prometió estar ahí para siempre, y de todas las promesas que hicieron, no cumplieron ni una. Pero luego hubo otras personas, quizás no fueron las que tú querrías, o de las que tú esperabas todo, pero jamás prometieron nada, y cada día han ido cumpliendo lo que otros nunca hicieron. Gracias por todo.

26 de marzo de 2013

De amor se puede parar el tiempo..


Permíteme que te de un consejo. No busques a una chica que sea rubia, que tenga los ojos azules y que te prometa amor eterno. No la quieras porque tenga su vida planificada, probablemente ni ella haya decidido esos planes. Busca a esa niña pequeña que sale con una sudadera de su hermano a la calle, esa que no tiene ni idea de lo que va a hacer mañana y que ya se ha olvidado de lo que hizo ayer. Aquella que no le importe cómo vas vestido y cómo sea tu familia. Aquella que se enamore de ti porque le grites "fea" desde una moto. Dile todos los días que la quieres, ella lo necesita aunque se muestre fuerte. No sé si lo sabrás, o si no te habrás dado cuenta, pero probablemente esa chica daría todo lo poco que tiene por estar contigo.

3 de marzo de 2013

El truco está en no esperar nada de nadie.


Muchos dicen: "No esperes nada de nadie, todos te acaban decepcionando", creo que en la vida no existen las oportunidades, existe la esperanza. Las ganas de que alguien esté junto a ti, o se vaya. Sólo tienes que aprender a ver quién quieres que sea esa persona. Buscar entre todas las importantes y acercarte. Más cerca. Hasta que llegues a quien no perderías por el simple hecho de que no podrías vivir sin sus "Buenos días" o sin su "Todo irá bien". Y cuando lo tengas aceptado, te toca vivir con ello. No voy a pedirte nada, sólo voy a pensar que nunca te vas a ir, y que si te vas, no te preocupes, que hay personas, que son inolvidables.

26 de diciembre de 2012

Gracias por todo, pequeña.



Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte aunque sea tarde. De decirte que me equivoqué mil veces, que nos equivocamos, que fallamos. Siempre dije que hay lazos, que por mucho que tires, son irrompibles. Me equivoqué. Una y mil veces. Probablemente tú nunca te pares a pensar en mi existencia. Ni siquiera en mi voz, o en mi sonrisa. Probablemente ni siquiera te acuerdes de mí. Antes pensaba que los problemas eran pasajeros. Que siempre había una salida. Un hilo del que tirar. Muchas promesas por cumplir. Muchos sueños derramados en una botella de champán nunca abierta. Demasiadas cosas que no podíamos dejar pasar. Pero las dejamos. Y tanto que las dejamos. Pero si eso tiene algo bueno es que ahora puedo imaginármelo, aunque ya no estés aquí. Tengo algo claro. No voy a escribirte más. Ni siquiera nada de lo que escriba a partir de ahora irá por ti. Nunca más. No lo prometo, porque aprendí que las promesas no sirven, pero sí lo espero. A día de hoy, sé que llevo mi propio camino. Que todo pasó. Que fue hace tiempo. Ahora tengo un camino muy distinto al tuyo. Pero, ¿sabes qué? Nunca dejaré de esperarte, porque eso no me lo perdonaría jamás.
Sara.

23 de noviembre de 2012

EH, TÚ, escúchame.

Escúchame un momento, sólo será un pequeño instante.
Que nadie te diga que no puedes lograr algo, si lo intentas, te aseguro que será tuyo.
Que dejes de creer que no eres perfecta, porque entiende, que como tú, no hay dos iguales.
Que no te digan que hay cosas imposible, porque lo imposible sólo tarda un poco más.
Que no te centres en que todo acaba, si no en el camino que vas a recorrer.
Que ya lo sé, la vida no es un camino de amaneceres y arcoiris, pero puedes pillarte un atajo.
Que nunca dejes de perseguir tus sueños, porque son los únicos que te llegarán a hacer feliz.
Y sobre todo, que nunca cambies, ni dejes de ser tú misma, porque tú y sólo tú, haces que este mundo sea perfecto.

11 de noviembre de 2012

Porque me es imposible poner un "punto final" en nuestra historia.


La vida es un camino constante, que da miles de vueltas y te hace tropezar con miles de baches. Yo siempre fui por la otra acera, donde el suelo era liso y podía caminar fácilmente. Me resguardaba detrás de personas, que me protegieran y me ayudaran a superar las pequeñas situaciones. Hay momentos en los que tienes que cruzar solo, en los que tienes que elegir, a unos o otros, en los que tienes que madurar, aunque no estuviera previsto. Nunca me gustaron esos momentos porque siempre ibas a perder alguna ficha de tu partida. Cuando pierdes una ficha importante, sientes un vacío muy grande, algo que ya no está ahí, alguien que se ha ido. En ese momento, miles de momentos y recuerdos se rompen, y se quedan esparcidos por todos esos lugares y objetos que te hacen recordar, todo lo que viviste, todo lo que pensabas vivir y rompes a llorar. Al principio piensas que todo se arreglará, y que todo irá bien siempre. Pero luego, me doy cuenta de que ya no estás, ni estarás nunca, pero todos esos detalles que nos unían, siguen aquí, conmigo, y ahora están más presentes que nunca.

7 de octubre de 2012

La vida te pondrá obstáculos, pero los límites te los pones tú.



"No me considero una persona perfecta, sé que cometo errores, pero valoro por encima de todo a quien permanece conmigo después de saberlos"

La vida es complicada decían. De los errores se aprende decían. Quien te quiere te busca decían. Decían muchas cosas, a veces hablaban demasiado y contaban experiencias que nunca querrías vivir. Pero las acabas viviendo. Siempre hay alguien que te va a fallar cuando menos te lo esperes, alguien que te va a sorprender cómo jamás habías imaginado, alguien que no estará ahí ni cuando más importante te parezca, siempre habrá una persona que te de una "sorpresa". Pero las sorpresas pueden ser buenas o malas, por eso mucha gente planifica su vida, para así no tener que sorprenderse. Yo opino lo contrario, no es más grande el que nunca falla si no el que nunca se da por vencido.

9 de septiembre de 2012

Echarte de menos como hábito de vida.


- A veces se me hace raro estar sin ti, no verte cada día, no esperarte cuando no estás, no ver un WhatsApp tuyo a todas horas, no verte... Se me hace diferente, y no sé qué nos pasó, si te perdiste, me perdiste, o nos perdimos, pero sé que ya nada es igual. Tú seguiste por tu lado y yo por el mío, sin darnos cuenta por un instante, pero lo hicimos. Ahora podemos jurarnos amor eterno, decir "ey, siempre estaremos unidos", pero nos estaríamos mintiendo. Y pienso, "Te echo de menos",  o "No quiero estar sin ti", pero a veces, aunque nunca crea en ella, aunque prefiera omitirla, tengo que hacerle caso a esto: "si quieres algo, déjalo marchar", porque sé que todo acaba, y a veces pienso que todo esto, sin quererlo, ha finalizado.
+ "Yo puedo quererte mucho más que esto", porque ni ahora ni nunca, te perdería.



29 de agosto de 2012

Es en el corazón donde empiezan las mayores guerras.

"Con el tiempo aprendí a contar con los dedos, no con las personas"


Nadie es perfecto, nadie sabe qué y cómo tiene que hacer las cosas, nadie puede prometerte todo y cumplirlo todo. No somos robots perfectamente cualificados que pueden hacer cualquier cosa. Hay una palabra, "sentimientos", que te ayuda a comprender algunas cosas. Te apoya, te ayuda y quizá, sólo quizá, te sobrecoja en tus peores momentos. Esos sentimientos a veces son buenos o a veces son malos, pero siempre tienen la decisión, el misterio, las ganas, la ilusión y la verdad. Quizás me harté de seguir esperando por algo que nunca llegaba, de seguir soñando con recuerdos, de seguir pensando en cosas del ayer. Ahora miro hacia adelante, porque atrás no miro ni para coger impulso, archivando los momentos en un lugar llamado memoria.